Manual de patologías

Tapa Salvador

_____________________

Manual de patologías (2015), por Víctor Mosqueda Allegri.
Casa Nacional de las Letras Andrés Bello.
Ganador del VIII Concurso Nacional de Narrativa Salvador Garmendia, 2013.
A la venta en las Librerías del Sur de todo el país (en algunos estados ya se agotó).

Algunos enlaces de interés sobre el libro:

Veredicto del concurso.
Breve historia de la creación del libro.
Muestra de 9 cuentos.
Perfil en Goodreads.
Reseña del libro, por Alejandro González.
Entrevista a propósito del libro, por Diana Moncada.

_____________________

Sobre Manual de patologías

Manual de patologías es mi primer libro, fruto de un trabajo de más de 4 años entre escritura, compilación, corrección y edición. 33 cuentos distribuidos en 4 capítulos, compuestos con un registro muy variado de recursos, subtemas y abordajes, que me permiten mostrar dos de mis mayores intereses en la literatura: lo lúdico y lo experimental. Lo que sigue a continuación intentará ser una reseña de mi propio libro. Pero como no es tan interesante leerme a mí hablar de mí mismo, quizás les agrade más leer esta bonita reseña que me ha dedicado Emma Meléndez, que con total seguridad profundiza más y mejor sobre este trabajo.

La locura o la patología mental (psicopatología, si lo desean), que es el tema central que da unidad al libro, es uno de los tópicos más comunes en la literatura. En Manual de patologías, mi intención fue realizar un acercamiento a los problemas de la mente humana, a los problemas contemporáneos, desde el juego del lenguaje antes que desde la caracterización de los personajes; desde la estética antes que desde la exposición de síntomas o el intento de mostrar de forma fiel los engranajes de estas patologías. Y debajo de todo esto hay un intento de jugar con el lector, de interactuar con él, a través de los personajes del libro, para que sean ellos quienes develen sus dolencias. Por ello, la metaficción y la intertextualidad se asoman como los recursos padres. Para procurar que cada cuento sea la conjunción de su argumento y su discurso.

En el primer capítulo (Patologías de la vocación) encontramos cuentos de personajes que atraviesan crisis vocacionales, inspiracionales o de fe, como una suerte de existencialismo flojo de esta era. Desde un minotauro que no sabe si es real, hasta un psicópata que se debate entre acabar con su carrera o seguir, pasando por escritores que batallan contra sus egos, presidiarios que se vuelven bestsellers, enfermos que se entregan a nuevos dioses y ciudades que se abandonan a la violencia. Una galería de personajes huecos, que nos sirve de preámbulo para el capítulo dos (Patologías de la imaginación), donde la galería en cambio está llena de personajes abarrotados de sí mismos, doblegados por el poder de su mente. Aquí nos encontramos, entonces, con sujetos que se niegan al dios desde la máquina, literario y real, por temor a perder la cabeza: un hombre que lucha contra un reptil gigante, una pareja que descubre en sus orgasmos una máquina de hacer dinero, un chico que juega a disparar con los dedos de su mano y un crimen perpetrado por un objeto inanimado.

Llegando al capítulo tres (Patologías del lenguaje) nos encontramos con la locura encubierta en el lenguaje. Aquí los protagonistas reales son los recursos con los que las historias se dejan contar, y por ello es el capítulo más experimental. Desde el sonido del eco y su impacto en lo tangible hasta la desfiguración de lo escrito para lograr la transfiguración de un hombre que no sabe contra quién pelea. También nos encontramos con personajes que habitan en artículos de enciclopedias; otros, palíndromos, que pueden ser leídos en dos direcciones, contándonos una historia distinta en cada sentido; y cuentos que se construyen a partir de los grados de separación y relación de sus palabras. El último capítulo (Patologías de la soledad) nos saca del terreno movedizo de las palabras, para meternos en uno aún más inestable, como lo es el de las relaciones sentimentales. Un álbum dedicado a los perdedores del amor; los de siempre, los icónicos y los que intentan renovar el canon. Un hombre que se queda dormido tras la ruptura con el amor de su vida, y una mujer que teme el frío en su estómago; una pareja que cambia de roles cuando uno de ellos acaba entre las rejas, y otra que quema postales en un motel o se queda atascada en el umbral de una puerta.

Y con esa soledad, esa facultad para la evasión tan humana, el libro completa su círculo, regresando a los personajes huecos y sus crisis. Y de esa misma forma, aprovecho para terminar esta presentación, sin forzar más nexos, dejando un hueco donde debería haber una conclusión.

_____________________

5 comentarios en “Manual de patologías

  1. Pingback: Un manual entre amigos | convictoryconfeso

  2. Pingback: La oreja* | convictoryconfeso

  3. Pingback: Otra presentación para “Manual de patologías” | convictoryconfeso

  4. Pingback: Octubre: mes de actividades múltiples | convictoryconfeso

  5. Pingback: El diario Correo del Orinoco me entrevistó | convictoryconfeso

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s