Guía práctica sobre la atmósfera, el tono y el ritmo del cuento (o la novela)

La atmósfera de un relato es mucho más que un conjunto de elementos descriptivos acerca del escenario o los personajes. Para tenerlo más claro, veamos lo siguiente: la atmósfera terrestre nos cubre en cualquier actividad que hagamos dentro del planeta (aunque no lo notemos). Así debe ser la atmósfera de un relato. Debe estar en cada palabra escrita, y debe poder respirarse incluso más allá de las palabras, en los silencios dejados, en lo que no se dice. La atmósfera es, entonces, una abstracción, una entelequia que sobrevuela todo el relato, y que se puede asir por medio de los recursos literarios y la elección consciente de las palabras a usar, el orden de las mismas, su tono, su ritmo.

En ese sentido, el tono de un relato es el matiz o la serie de matices que se imprimen a la escritura de un texto literario, con el fin de favorecer cierta atmósfera específica. Se refiere también a las emociones que adrede se propician en el lector. Por ejemplo, si se quiere lograr una atmósfera de misterio en un cuento, es necesario que el tono del mismo sea oscuro, y que propicien emociones de incomodidad en el lector. De la misma forma, si se quiere lograr una atmósfera de esperanza, el tono del relato debe ser cálido y propiciar emociones positivas en el lector.

En la conjunción de estos dos elementos subyace el éxito de una obra, y a esta unión se le conoce como ritmo. El ritmo, entonces, sería el efecto logrado en el lector por medio de la atmósfera y el tono, que estimula un tipo de lectura específica. Este no se define por el tipo de lector (ávido, lento, etc.), pues un buen relato crea al lector que requiere, manipulando un ritmo específico. Así pues, si el ritmo de un relato apunta a ser leído con incredulidad y sin apuro, incluso los lectores más ávidos y apurados tendrán que detenerse cada vez que las pautas del ritmo así lo marquen para él.

Y se hace clara la relevancia de estos tres elementos sobre todo en los casos en los que se cuenta con una historia muy interesante, pero el lector no logra conectarse con ella, en tanto que no se ha establecido una atmósfera, tono o ritmos claros, o los que se han colado en el relato no le favorecen. Por ejemplo, sería un error crear un cuento infantil con un ritmo muy lento y que se aproxime al lector con hostilidad. Sin embargo, en otros casos pasará lo contrario: la base argumental del cuento es simple, pero la atmósfera, el tono y el ritmo son coherentes con la intención narrativa y se ha trabajado con consciencia estética y rigor técnico en ellos, de modo que esa historia en apariencia desabrida termina resultando trascendente. Podrán imaginar, entonces, lo que se logra cuando se da la feliz unión de un cuento con base narrativa original y buena atmósfera, tono y ritmo. Dentro de los dos últimos grupos es posible encontrar igual cantidad de obras maestras de la literatura.

Ahora bien, para establecer la atmósfera del relato, su tono y su ritmo, es necesario hacerse primero una serie de preguntas sobre lo que queremos conseguir con el mismo. Sobre cada una de ellas, es perfectamente posible que escojamos más de una opción de respuesta. Porque, por ejemplo, un relato puede tener una atmósfera simple, compuesta por una sola sensación que se transmite al lector de forma directa, o puede ser muy compleja, teniendo múltiples capas de sensaciones, que se superponen en el relato, con el fin de generar confusión al tiempo que conexión. También habrán cuentos que requieran de una atmósfera específica en una parte del mismo (simple o compleja), y de otra u otras en otra u otras partes (ya sean, también simples o complejas). Conviene, entonces, tratar de entender qué es lo que se quiere buscar en cada parte del relato, pero también tener una atmósfera general que cubra todo el cuento de punta a punta, independientemente de los cambios que puedan surgir entre las partes de la historia. Esto es extensible, también, al tono y al ritmo.

Preguntas para definir la atmósfera del cuento

Principal: ¿Qué se vivencia a lo largo de todo mi cuento como una instancia superior que lo domina todo?

Locura (  ) Cordura (  ) Misterio ( ) Esperanza (  ) Desesperanza ( ) Pasión ( ) Salvajismo (  ) Violencia (  ) Paz (  ) Caos (  ) Orden (  ) Vida (   ) Muerte (  ) Creación (  ) Destrucción (  ) Vejez ( ) Novedad (  ) Localismo ( ) Alienación ( ) Optimismo ( ) Pesimismo ( ) Realidad (  ) Ficción ( ) Surrealismo ( ) Hiperrealismo ( ) Absurdidad ( ) Victoria (  ) Derrota ( ) Pesadez ( ) Ligereza ( ) Velocidad ( ) Lentitud ( ) Oscuridad (   ) Luz ( ) Frialdad ( ) Calor ( ) Felicidad ( ) Tristeza ( ) Amor ( ) Odio ( ) Asfixia (   ) Miseria ( ) Lujo ( ) Humor ( ) Terror ( ) Clase ( ) Obscenidad ( )

Sigue leyendo

Anuncios

7 razones para leer “Sex Criminals”

portadas

Portadas de los números 11, 5 y 2 de Sex Criminals

Sex Criminals es un cómic escrito por Matt Fraction e ilustrado por Chip Zdarsky, publicado por Image Comics desde septiembre de 2013, todavía en activo. Narra la relación de Suzie, una bibliotecaria que intenta rescatar la biblioteca en la que trabaja del embargo de un banco, y Jon, un actor que en realidad trabaja en un banco (sí, el mismo banco antes mencionado), y que en la adolescencia (cada uno por separado) descubrieron que tenían un raro don: podían detener el tiempo cuando tenían un orgasmo. Creyendo que eran los únicos en su tipo, se conocieron en una fiesta y se sorprendieron al descubrir que alguien más podía detener el tiempo. Desde entonces están juntos y planean robar bancos para pagar el embargo del banco y salvar la biblioteca, al tiempo que descubren que hay más personas como ellos, muchas más, e incluso una suerte de policía del sexo, encargada de regular a estos sujetos.

Lo que sigue a continuación es mi apreciación general del cómic y las razones por las cuales creo que es una excelente obra, que vale la pena leer. Sin embargo, debo hacer dos aclaraciones importantes antes de seguir. La primera, que colocaré algunas imágenes referenciales del cómic y, por ser una obra para adultos, algunas de esas imágenes no serán para todo público. Así que absténganse de continuar la lectura los que no tengan la edad requerida. Y la segunda, que no soy un especialista en cómics. Apenas me estoy iniciando en la lectura de este basto y complejo género, así que tal vez no sea el más adecuado para hacer una revisión crítica de nada en esta área. Pero, pueden tomarlo de una forma pragmática, si les gusta: mi crítica validaría la opinión de alguien que apenas se acerca al cómic, así que, si están en mi mismo nivel, les puede aclarar si es o no una buena obra para iniciarse.

Dicho esto, pasemos a las 7 razones para leer Sex Criminals. Y demos por descontado que no hablaré de las cosas más obvias. Por ejemplo que, siendo un cómic de comedia sexual como es, está lleno de situaciones hilarantes y sexies, o que está escrito con agudeza, o ya bien, más obvio aún, que está muy bien ilustrado.

Sigue leyendo

Hablemos sobre: la coma en las oraciones yuxtapuestas y antes de “y”

NOTA: Si quieres saber en qué consiste y cómo se organiza esta sección del blog (Hablemos sobre corrección literaria), visita este enlace, donde también encontrarás un índice con los artículos publicados y algunos de los próximos a publicar.

Para ponernos en contexto

Hoy abordaremos la corrección de un cuento corto. Pero ya que hablaremos de una regla gramatical general, poco importa el argumento del cuento, y nos basta con saber que en el texto que analizaremos se cometen dos errores de puntuación muy frecuentes y que confunden mucho.

Una de las primeras pistas que tuve como corrector de que debía explicar los errores que corregía de forma más pedagógica surgió del primer error que abordaré hoy (la coma en las oraciones yuxtapuestas). Porque, cuando se ve la sugerencia de agregar una coma pero se desconoce la regla, el cliente puede llegar a creer una de dos cosas (o las dos a la vez): 1. que quieres ralentizar su texto agregándole cientos de comas, hasta que llegue a un punto en el que parezca que es escrito por un tartamudo, o 2. que no sabes nada de reglas gramaticales y te estás inventando comas donde no van.

Con uno de mis primeros clientes pasó todo esto, y además me acusó de querer transformar su texto a mi estilo, porque cualquiera que me haya leído (y sobre todo unos cinco años atrás) sabrá que mis cuentos y microcuentos están plagados de comas, ya que las adoro y las uso de forma estilística (aspecto del que hablaremos en otro artículo de esta sección).

Pero yo lo que menos deseo es tener un puñado de personas escribiendo de la misma forma que yo (dónde quedaría mi distinción como autor, entonces), así que aquí no se trata de hacer que todos amen y usen las comas según mi estilo, sino que conozcan las reglas gramaticales que implican comas que no se pueden eludir.

Pasemos a la frase de ejemplo, que es una línea de diálogo:

—Sí —contesté y al hundir la mirada en el piso por la vergüenza, contemplé el polvo acumulado revoloteando por la brisa entre los dedos de mis pies—, pero aun a riesgo de que te vayas, debo decir que no.

Sigue leyendo

Mi libro GRATIS en Amazon por 4 días

PortadaA principios de febrero del año pasado, como ya comenté por acá, publiqué mi segundo libro, Cuentos de hadas para dormir adultos, por la plataforma de Amazon. Si quieres saber un poco más de él, puedes hacer clic acá. Y si quieres leer ocho cuentos de muestra que he publicado en el blog, lo puedes hacer por este enlace.
Pero eso no tendrá mayor sentido en los próximos 4 días, porque desde el primer segundo de hoy viernes 6 de abril hasta el último segundo del lunes 9 la versión digital del libro estará disponible para todos y completamente gratis. Así que no tendrás ocho cuentos de muestra, sino todo el libro, con sus 32 historias.

Creo, por ende, que tiene sentido que te aconseje que no pierdas tiempo y vayas a reclamar tu copia gratis para que disfrutes de estos cuentos de hadas intoxicados y adulterados. Y ya luego me contarás, por aquí o por el perfil en Amazon, qué tal te ha parecido. Tu descarga del libro y la valoración que hagas de él me ayudará a que se haga más visible entre la montaña de obras que publica Amazon a diario. Así que más que agradecerme el gesto a mí, te agradezco yo tu contribución.

¿Y qué tienes que hacer si deseas una copia gratis? Nada complicado. Entras en alguno de los enlaces que dejaré al final de este post y, si ya tienes cuenta en Amazon, podrás comprar con solo un clic en el botón naranja a la derecha de la página. Y, si no tienes cuenta, haces clic en el mismo botón y Amazon te guiará en el proceso para crear una cuenta (tan sencillo como abrir una cuenta de correo electrónico). Así que, ahí te dejo los enlaces:

* Para usuarios de amazon.com: http://amzn.to/2EqT5fI

* Para usuarios de amazon.es: https://amzn.to/2IZ30IL

PD: Para usuarios de Amazon en otras locaciones (ej.: México), basta con que escriban en el buscador “Cuentos de hadas para dormir adultos” y lo encontrarán.