Micrografía

 

Se volvió un experto en el arte de escribir de forma minúscula e hizo buen dinero vendiendo novelas escritas sobre granos de arroz. Las largas horas de dedicación a esta artesanía le valieron premios y reconocimientos dentro y fuera de su tierra, pero también terminaron por deteriorarle la vista hasta el punto de no poder ver un par de metros más allá de sus narices. Cuando en su vejez le sobrevino un infarto fulminante, pasó su vida delante de sus ojos, una autobiografía novelada hermosamente escrita por su propio puño y letra, pero no tenía la lupa a mano y no pudo leer una sola palabra.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s