Bolígrafo barato

Escribió su opera prima con un bolígrafo barato, que apenas podía costearse, en medio de la pobreza del que ha decidido apostar su último aliento a la literatura. Cuando llegaron los premios, los contratos editoriales, las ofertas de traducciones, todo al mismo tiempo, lo primero que hizo fue comprarse una pluma fuente con apliques en oro y botó en la papelera su bolígrafo mediocre, con promesas de nunca volver atrás. Pero ahora solo surgían ideas patéticas, escritas con peor gracia. Los editores le escupían los textos a la cara, y no faltaba quien acusara a la anterior obra como producto de la suerte del principiante. Mientras tanto, tapiado por una montaña de basura, custodiado por zamuros y buitres, daba sus últimos estertores, mordido en la punta, seco, el verdadero escritor.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s