Las imágenes poéticas como recursos para la narrativa

Aunque se le conoce principalmente como “imagen poética” este recurso no es propio únicamente de la poesía, sino que aparece en cualquier otra forma literaria (e incluso en el habla cotidiana). Sin embargo, se le da el calificativo de “poética”, tanto por el hecho de que la poesía prácticamente no puede existir sin las imágenes (a diferencia de otros géneros), como por el hecho de que estas imágenes le dan un valor poético al texto en el que se presenten, sin importar si se trata de un poema, un cuento o incluso un artículo de enciclopedia. Como siempre he sentido que mi narrativa tiene la deuda pendiente de mejorar su tono poético, aprovecho esta oportunidad para hablar de un tema que me puede servir tanto a mí como a ustedes, ya sea que escriban poesía u otro género. Veamos, pues, de qué se tratan estas figuras literarias.

Las imágenes poéticas son un recurso donde a través de las palabras se trata de crear “imágenes mentales” que el lector pueda experimentar. Evidentemente, en la poesía lo único que vemos al leer son letras. A diferencia, por ejemplo, de las artes plásticas, donde en un cuadro no vemos solo un conjunto de colores, sino que podemos observar figuras con formas y sentido. Lo que intentan las imágenes poéticas es reproducir, a través de las palabras, el mismo efecto que logran las artes plásticas, con sus cuadros o esculturas, o el cine, con sus películas. Es decir, lograr que el lector tenga la posibilidad de imaginarse lo que está dicho en el texto.

Pero una buena descripción puede lograr que el lector logre ver en su mente las imágenes esperadas, pero no necesariamente debe considerarse una imagen poética. Por ejemplo, un texto podría decir “El perro llevaba una franela y una gorra rosada que le había puesto su dueña, pero trataba de quitársela a mordidas con todas sus fuerzas”. Si el lector es alguien con buena imaginación puede ser capaz de imaginar la descripción anterior tal como si la viera en una película. Pero no por lograr este efecto se está en presencia de una imagen poética.

Lo que define a las imágenes poéticas, entonces, es la capacidad de lograr que el lector se forme una imagen mental sobre lo escrito, y que dicha imagen le ayude a comprender, sentir o intuir de mejor forma una idea, una sensación, un concepto o un sentimiento, distinto al que la imagen en sí misma expresa de forma literal. Por ejemplo, Juan Ramón Jiménez nos dice en uno de sus poemas “Mariposa de luz / la belleza se va cuando yo llego / a su rosa”, y ello, si tenemos una buena imaginación, nos podría llevar a imaginar a una mariposa hecha de luz, que desaparece cuando el autor se acerca a la rosa donde esta se posaba. Esa es la imagen literal que la descripción nos ofrece. Pero se considera una imagen poética únicamente porque dicha descripción nos permite entender algo distinto a lo literal. En este caso, lo que el autor intenta reflejar es que en su vida la belleza siempre ha funcionado como un espejismo. Mientras más se acerca, más irreal se vuelve, hasta terminar desapareciendo. O al menos es una de las posibles interpretaciones.

Una de las formas más sencillas de saber cuándo estamos frente a una imagen poética es darnos cuenta que el texto con dicha imagen podría cambiarse por una idea más concreta. En el caso del poema el autor pudo decir “Cada vez que trato de acercarme a lo bello / a lo bueno / me doy cuenta que no era ni bello ni bueno”. A diferencia del ejemplo de la descripción del perro vestido de rosa, que no se puede sustituir por ninguna otra narración, pues dicha descripción no trata sobre ninguna otra cosa.

Existen distintas imágenes poéticas, de acuerdo a los diferentes tipos de imágenes mentales que nos ayuden a crear, y de acuerdo a los sentidos que involucren. Así pues, existen:

Imágenes visuales: Ayudan a crear una escena visual al lector. Ej.: “El tiempo dentro de una botella / a la deriva / en el centro de un océano sin nombre”.

Imágenes auditivas: Ayudan a crear sensaciones de sonidos en el lector: Ej.: “¿Cruje el paso del fantasma / aunque ya no tenga un cuerpo / o apenas se escucha el viento / de la tierra que arrastra?”.

Imágenes olfativas: Igual que lo anterior, pero con el sentido del olfato. Ej.: “El viento trae el olor del orégano / la certeza / de esta casa vacía”.

Imágenes táctiles: Sobre el sentido del tacto. Ello involucra la sensación de calor, frío, suavidad, dureza, sequedad, humedad, etc. Ej.: “Dormir rodeado de alfombras / de pieles / de telas suaves / ungido en aceites naturales / Despertar igual de reseco / como corteza expuesta al sol”.

Imágenes gustativas: Se refiere la descripción de sabores. Ej.: “Puedo decir que probé tu boca de manzana / y de ello me quedó el amargor de la naranja”.

Imágenes orgánicas: Tratan sobre las sensaciones que nos producen nuestros órganos vitales, como el hambre, la sed, el dolor, la fatiga, el sueño, etc. Ej.: “Se me hunde el estómago / en un naufragio sin rescate / en el vacío de un hambre ancestral”.

Imágenes cinestésicas: Según los distintos especialistas, una imagen cinestésica puede ser la que se ocupa de las sensaciones de movimiento (“Detenido / sin respirar / viajo junto al planeta / junto al sistema solar / No puedo hacer huelga de movimiento”), o de las sensaciones externas al autor (“el triste viento pronto despertó / arrancó las copas de los olmos por despecho”), o de la mezcla de más de un sentido (“Mirar tus ruidos al pasar / respirar los colores de tu amargura”).

Un poema puede estar compuesto por varias imágenes poéticas, siendo de iguales o distintas categorías, y una sola imagen poética podría mezclar elementos de las distintas categorías. De la misma forma, en una narración, una misma imagen poética podría usarse como leit motiv a lo largo de toda la historia, o contar con variadas imágenes poéticas a lo largo de todo el texto.

Para finalizar, las imágenes poéticas, aunque son consideradas por sí mismas un recurso literario, se alimentan de otros recursos literarios, como la metáfora, el símil, la exageración, entre otros.

Más adelante, si me animo a ello, podremos repasar otros conceptos o elementos de la poesía, con el objetivo de comprenderlos dentro de su propio género, pero también de encontrar cuál es su utilidad en la narrativa, que es el foco central de este blog. Y si ustedes se animan, pueden dejar algunos versos en los comentarios, de sus autores favoritos o de su propia cosecha, que crean que contiene alguna imagen poética.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s