Las imágenes poéticas como recursos para la narrativa

Aunque se le conoce principalmente como “imagen poética” este recurso no es propio únicamente de la poesía, sino que aparece en cualquier otra forma literaria (e incluso en el habla cotidiana). Sin embargo, se le da el calificativo de “poética”, tanto por el hecho de que la poesía prácticamente no puede existir sin las imágenes (a diferencia de otros géneros), como por el hecho de que estas imágenes le dan un valor poético al texto en el que se presenten, sin importar si se trata de un poema, un cuento o incluso un artículo de enciclopedia. Como siempre he sentido que mi narrativa tiene la deuda pendiente de mejorar su tono poético, aprovecho esta oportunidad para hablar de un tema que me puede servir tanto a mí como a ustedes, ya sea que escriban poesía u otro género. Veamos, pues, de qué se tratan estas figuras literarias.

Sigue leyendo

Anuncios

Sobre los Versatile Blogger Awards

versatile-blogger

Los Versatile Blogger Awards son uno de estos premios que se otorgan a título personal y a modo de cadena, sin que medien más formalismos que los de un conjunto de simples reglas de juego y tu ánimo de participar o no. Como este existen otros premios similares, que no mencionaré porque justo ahora no los recuerdo, y no tengo el afán de investigar. Después de todo el premio que me han concedido ha sido el Versatile Blogger y no ningún otro. En concreto, ha sido la blogger Madame Layla quien me ha honrado con su nominación, dándole a ConVíctor_y_Confeso uno de los quince cupos que indican las normas.

Si me hubiesen preguntado hace un par de semanas qué opinaba sobre este tipo de premios autogestionados, de seguro hubiera dicho un conjunto de cosas cínicas. Así que el más sorprendido he sido yo al darme cuenta que me dio mucho gusto enterarme que Layla había pensado en mi blog al momento de hacer su lista de premiados. De golpe me borró el cinismo de la cara y me sacó una sonrisa. La sonrisa de saber que tu trabajo le llega a alguien, que, lugares comunes aparte, es la razón por la que la mayoría (y me incluyo) se metió en estas aguas turbias de publicar textos en algo tecnológicamente tan arcaico como un blog. En la mayoría de las ocasiones se siente como jugar paredón o boxear contra tu sombra, y este tipo de gestos te recuerda que de vez en cuando aparece otro en la cancha para seguirte el juego. Por todo eso, gracias Madame Layla (no dejen de pasar por su blog, que se encontrarán con muy buenas sorpresas).

Dicho esto, tengo que pasar a cumplir con el resto de las reglas del premio. Se las resumo. Tras la anterior introducción, me toca a mí, ahora, ser quien nomine a otros quince blogs de mi agrado para que reciban el premio. Los criterios los decido yo. Y luego, debo contarle siete cosas de mí a la persona que me nominó. Empecemos por los nominados.

———————

And the Versatile Blogger Award goes to…

1. anaisbarrios.wordpress.com (un blog sobre psicología infantil muy sensible y necesario).

2. colectivoletrafranca.wordpress.com (el blog del colectivo de literatura Letra Franca).

3. morrocotuda.com.ve (el blog de variedades de Emma, que ayer estuvo de cumple).

4. antologiadelaconmocion.wordpress.com (el blog de periodismo literario de Diana Moncada; hermoso).

5. geraudi-gonzalez.blogspot.com (Comarca mínima, el blog de minificción de Geraudí González, nuestra especialista regional del tema).

6. frankbaiz.blogspot.com (el blog del guionista Frank Baiz Quevedo, referencia obligada para quien quiera aprender este género).

7. digopalabratxt.com (el blog de variedades literarias dirigido por Oriette D’Angelo; cada día más grande).

8. mircoferri.blogspot.com (el “cuarto de juegos” y “depósito de nostalgias” de Mirco Ferri).

9. egocentrista.wordpress.com (un blog de variedades y humor, pero serio; o algo así).

10. hermanoseparados.blogspot.com (la bitácora compartida de Carlos y Jorge Patiño, separados al nacer).

11. hermanoschang50.blogspot.com (muy bien, es una revista, no un blog; pero se ajusta al formato y es una interesante ventana).

12. debarbasyboinas.wordpress.com (un blog variado e interesante, al que hay que seguirle la pista).

13. filoloca.wordpress.com (el blog de Andrea Crespo Madrid; de todo un poco y todo muy bueno).

14. solo50.wordpress.com (un blog gigante sobre la microliteratura en español).

15. yonunca.wordpress.com (lamentablemente extinto desde el 2014, pero sigue siendo de mis favoritos).

———————

Siete cosas de mí…

1. Estoy esperando una hijita.

2. Hago beat box en la ducha (bueno, en la calle también y en casi cualquier lugar, pero supongo que en la ducha resulta más chistoso).

3. Me dan urticaria las conversaciones de fanáticos de un deporte (sobre todo de las que ocurren entre fanáticos de equipos rivales).

4. El primer poema que escribí en mi vida, lo hice porque quería participar en un concurso y comprarme una guitarra eléctrica con el premio (no gané).

5. En algún momento pensé que quería ser sacerdote. Hoy soy ateo.

6. Recién acabo de terminar un diplomado en cinematografía. Hacer cine es un deseo con el que he coqueteado desde hace tiempo.

7. En los últimos años me he vuelto fanático de las series de televisión, hasta el punto de que casi no puedo pasar un día sin invertir al menos una hora en ello.

15 errores de estilo frecuentes en narrativa

Hace ya un tiempo escribí un artículo donde reflexionaba sobre las así llamadas “palabras prohibidas en la literatura“. Allí intentaba explicar cómo es que debemos administrarnos con esas palabras prohibidas si queremos usarlas con éxito y equilibrio. Mi conclusión es que esas palabras existen, pero la prohibición puede aprender a domarse, a llevarse con estilo y no tatuada en la frente como un error. Para lograr esto, elaboré un decálogo del uso de estas palabras. Hoy voy a extenderme sobre lo que plantea el primer punto de dicho decálogo. Para ello, antes de continuar, lo transcribo:

Esta es una lista reducida de las cosas que se supone no deberías escribir: adjetivos de más, adverbios de modo donde no sean estrictamente necesarios, gerundios en exceso, cacofonías o rimas involuntarias, exceso o falta de conectores; barbarismos, neologismos o cultismos; groserías, obscenidades o lenguaje soez, o su contrario, los eufemismos; voz pasiva y lugares comunes, entre otros. Es necesario saberlo y entender el porqué, pero no apasionarse demasiado.

En el mencionado artículo indicaba que próximamente publicaría otro artículo donde me explayaría sobre el uso correcto (en cantidad y calidad) de los adjetivos, con estadísticas de textos reales de autores de prestigio, pero en vista de que se ha retrasado esa publicación (precisamente por el asunto de las estadísticas), aprovecho esta oportunidad para retomar el tema, ahora con una lista de quince errores de estilo frecuentes en la narrativa (que, por supuesto, aplican también a otros géneros), para cumplir con lo propuesto en el primer punto del decálogo: entender el porqué esta lista de palabras constituyen errores a evitar.

Igual espero que entiendan que esta es sola una lista de referencia, y que a cada uno de estos supuestos errores se les puede dar la vuelta para convertilos en puntos fuertes de nuestra obra. Así que no hay que apasionarse, sino informarse y empezar a revisar nuestros escritos con más cuidado, a ver qué de todo lo indicado aquí podemos mejorar. Así que, sin más preámbulos, los 15 errores de estilo frecuentes en la narrativa.

Sigue leyendo

El Oeste sensible de “Slow West”

descarga

Slow West es el primer largometraje de John Maclean, quien asume el rol tanto de director como de guionista. Estrictamente hablando es un western en todo el sentido del género, y estrictamente no lo es. En cualquiera de los casos, el hermoso nombre de la obra ya nos da una pista de lo que encontraremos. Un oeste lento, medio melancólico, más limpio y depurado que el promedio, pero no por ello menos cruel que el oeste americano que nos ha mostrado el cine y la misma historia de este período.

La obra tiene como protagonista a Jay Cavendish (Kodi Smit-McPhee), un escocés de 17 años que viaja al Oeste de los Estados Unidos con el propósito de encontrar a Rose Ross (Caren Pistorius), la mujer que ama, una coterránea que tuvo que abandonar su país junto con su padre por problemas con la ley. Pero Jay no es el personaje habitual de un western. Se trata de un niño más bien ingenuo y frágil, con intereses artísticos y una sensibilidad humana impropia y peligrosa para la época.

Aunque la historia nos es contada por su compañero de viaje, el forajido Silas Selleck (Michael Fassbender), un representante bastante claro de lo que el Oeste americano es (silencioso, frío, letal, traicionero), los ojos a través de los que vemos la historia son los de Jay. Y ello se hace evidente desde la misma dirección de arte y fotografía. Con una selección de los planos cada cual más elocuente y elegante, los ojos de Jay nos permiten ver un oeste americano distinto: más iluminado, más florido, más paisajístico y lleno de pequeñas estelas de esperanzas.

Sigue leyendo