La trama de Felipillo y Engracia

Felipillo Racacabulla era un nombre muy largo para una vida muy corta. Igual que Engracia Magna Pastora Toribia Rafaela, que no crecía por la carga de tanto nombre. Tanto Alfredo Armas Alfonzo como Orlando Araujo sabían del peso que tiene el nombre, de lo que puede hacer en un personaje, lo mismo que de la responsabilidad de su creador, de su autor, con respecto a esta decisión y su inminente destino.

Los grandes escritores de tragedia del pasado, que ignoraban estas facultades del nombre, o que cuando mucho les seguían la pista hasta las arenas movedizas de la etimología, invertían en cambio grandes esfuerzos en crear un destino inminente e inevitable, donde el dolor y la pérdida fueran una constante, donde el augurio estuviera escrito con cincel sobre roca y se repitiera como un leit motiv durante la vida del protagonista, a través de sus largas gestas, quien lo escucharía una y otra vez, escéptico, confiado en poder escapar de esos tentáculos.

Claramente, estas son trampas en las que el cuento corto no puede caer, y mucho menos la microficción. Aquí el nombre del personaje (al igual que el título de la obra, desde otro punto de vista) tiene un peso capital. Tanto peso o tan poco peso como el que sumen los hilos de su intertextualidad. Tanto peso o tan poco peso como el de la sonoridad que agreguen a la lectura y la significancia que posean dentro de la historia. Si no tienen nada de esto, mejor hacer una historia de personajes innominados; a lo sumo mencionados por su rol. Si la tienen, entonces la elección del nombre puede llegar a constituir más de la mitad del peso de la escritura del cuento.

Así como lo supo Otto Raúl González, con su Agapito Pito, rimador nato y recalcitrante; y su Gunther Sachs, que se casó con Brigitte Bardot, que estuvo casada con Roger Vadim, y este con Susane Dubois, y esta con George Sanders, y este con Zsa Zsa Gabor, y esta con Porfirio Robirosa… Y también el personaje de José María Méndez: Ernesto Echegoyén, emigrante europeo, ex embajador estoninano, enamorado, embobado en el encanto extremeño encontrado en Elena Estévez. Es elementalmente ejemplar.

Una vez más, Armas Alfonzo y Araujo, sensibles conocedores de la naturaleza humana, de la naturaleza narrativa, sabían que la mayor crueldad y el futuro más devastador podían esconderse detrás de un nombre. Lo único que les quedaba, al tomar la decisión de cargar a sus personajes con la pesada mochila de sus nombres, era comenzar el duelo de saberlos muertos antes incluso de verlos moverse. Otros duelos diferentes, efectos dominó de distinto orden se desatan y seguirán desatando en las líneas de cientos de historias mínimas, gracias al juego de esta peculiar onomástica, donde los nombres pueden llegar a ser más grandes que sus propias historias.

Pero al destino y a la microficción siempre le han agradado las repeticiones, como ya nos lo hizo saber Borges, y en este mismo momento, en dos lugares muy lejanos y desconectados de toda esta elucubración, nacen un niño y una niña. Al primero le colocan Alejandrino Talabartero y a la segunda Calamidad Santa Amaranta Dolores Cornelia. Y ninguno de sus padres sabe que en realidad lo hacen para que se repita una escena, para que los rieles de la ficción breve sigan bien aceitados y esta onomástica microficcional siga engrosando sus páginas y trabando lenguas.

Anuncios

Ilustratura publica su novela de ciencia ficción “Memorias del porvenir”

Memorias del Porvenir

Este sábado 13 de junio se cortó una cinta que muchos teníamos bastante tiempo esperando cortar. La novela ilustrada escrita en colaboración Memorias del porvenir, en la cual participé escribiendo dos capítulos, salió publicada por Amazon para todo el mundo, tanto en versión kindle como en papel. Para los que han seguido más de cerca mis pasos en las letras, sabrán un poco de qué se trata esto. Igual aprovecho este espacio para hacer un breve recuento de todo lo que hubo de pasar para que esta novela viera la luz.

En octubre de 2012 se inició formalmente Ilustratura (después de un par de meses de preproducción): un proyecto que reunió a 12 escritores y 12 ilustradores, en su mayoría españoles, junto a otros tantos detrás de las páginas, encargados de coordinar, corregir, compilar y mucho más. Un trabajo realmente titánico, para una novela igual de grande. En febrero de 2014 la segunda fase del proyecto (la de producción) culminó, con la ilustración del doceavo capítulo, para así cerrar una novela de ciencia ficción y misterio con una trama muy rica y compleja. A partir de ese momento, comenzó la tercera fase, la postproducción, durante la cual se realizaron correcciones ortotipográficas y de trama, más la diagramación.

Después de tocar varias puertas, la publicación por Amazon se asomó como la opción más valiosa para ver estos dos años y tanto de esfuerzos completados en la figura de un libro, que todos pudiéramos tener en nuestras manos, computadoras o tablets. Ya sea que nos hayas empezado a leer durante la fase de creación de la novela, que la hayas leído completa en ese período o que no lo hayas hecho, te invito a comprar tu copia personal, en el formato que más te interese. El producto final es superior en todos los aspectos al trabajo en su fase de desarrollo, así que vale la pena leer de nuevo.

Y si estás interesado en el lado solidario de este proyecto, no dejes de visitar en nuestro blog los enlaces de difusión sobre el Síndrome de Marfan y el trabajo que se realiza en la Asociación SIMA, que fue nuestra compañera durante todo este viaje, y a quienes agradecemos el permitirnos realizar esta tarea.

Despido esta breve nota dejándolos con la sinopsis de Memorias del porvenir, e invitándolos de nuevo a pasearse por Amazon y hacerse de su propia copia.

_____________________

Año 2041. El mundo se ha convertido en un lugar dominado por la tecnología y está organizado en ciudades denominadas colmenas. En este contexto, un extraño síndrome está afectando cada vez a más individuos y borra paulatinamente sus recuerdos. El poder político, lo ostenta la Corporación, que ha equipado edificios para estudiar y tratar esta dolencia. Pero nada ni nadie es lo que parece.

¿Qué tienen en común todos los afectados? ¿Por qué son tan importantes para las autoridades? ¿Qué es el Proyecto Némesis? Y la principal cuestión: ¿está la Tierra en peligro?

La amalgama de traición y coraje, sentimientos y anhelos, acción e intriga transportará al lector a una época futurista sobre la que se cierne una terrible amenaza. ¿Estará el ser humano preparado para hacerle frente?

He leído

He leído tabacos que son novelas épicas, caracoles con tragedias tales que harían sonrojar a Sófocles y a Esquilo. He leído manos que narran eventos más poderosos y sublimes que los que cabrían en un Nobel o un Cervantes. Pero lo que me dice el fondo de este café, la historia que me cuenta, no da para mucho. Apenas para esbozar estas líneas, diluir un par de pastillas junto a un vaso de aguardiente, acostarme a dormir y rezar por que no me despierten los truenos.

Recursos web para escritores

Para ser un buen escritor hay que vivir como uno. Eso quiere decir leer constantemente, escribir constantemente y experimentar nuevas formas de acercarse a las letras. También podría significar muchas cosas más, pero por ahora vamos a quedarnos solo con esto. Internet ofrece posibilidades para ser constante en la lectura y escritura, para realizar experimentos literarios, en más de una forma. Por eso, hoy les dejo este documento con un conjunto de recursos web que les pueden ayudar a mejorar su escritura, a mantenerse continuamente motivado en los terrenos de la creación literaria. Y si prefieres tener estos recursos siempre al alcance de tu mano, aprovecha de descargar esta ficha en pdf.

Sigue leyendo