Agua*

Ella era agua fluida, cristalina, que me bañaba, que ponía en remojo mis pecados, cada vez mayores, a la espera de ablandarlos y poder arrancármelos. Era cuestión de tiempo antes de que pasara lo inevitable. Mis pecados la permearon. Entraron en ella haciéndola hervir, vaporizándola, para enseguida congelarle el alma y dejarla allí, inerte, como un hielo seco. Yo quise besarla, despedirme, liberarla de mí, pero no lo entendía. Mis labios quedaron fundidos a ella y nuestra casa se volvió un témpano.

_____________________

* Este microcuento fue creado para participar en el proyecto de escritura colectiva de una apreciada amiga escritora, Leticia de Juan Palomino, que realizó con motivo del primer aniversario de su blog. El proyecto se llamó Préstame tus palabras, y consistía en crear para ella un cuento de aproximadamente 80 palabras de tema libre, que ella luego se encargaría de fusionar con los cuentos de los otros participantes, sin poder cambiar ninguna palabra de esos textos. El resultado ha sido genial y el proceso de la creación del cuento final es delirante. Los invito a echarle un vistazo al genial blog que lleva Leticia y a conocer este proyecto tan divertido, que nos recuerda que la literatura siempre es mucho más que la suma de sus componentes.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s