Sobre el VIII Concurso Nacional de Narrativa Salvador Garmendia

Empiezo sin darle tantas vueltas al asunto: este año resulté ganador del VIII Concurso Nacional de Narrativa Salvador Garmendia, y eso es algo que me ha llenado de felicidad. Es un premio que me ha tentado desde que lo conozco, por su historial de ganadores y por conocer el trabajo que se hace en la Fundación Casa de Bello promoviendo las letras. Por eso no dudé en enviar a concurso mi libro Manual de patologías una vez lo tuve listo y se abrió la convocatoria. Pero todo el proceso para que el libro estuviera listo fue un poco largo, y hoy, para celebrar su victoria, contaré de forma resumida cómo fue su desarrollo.

Sigue leyendo

Anuncios

Del imaginario testicular venezolano

“Al pueblo venezolano lo que le sobra es bolas”. “¿Acaso no tienes bolas que te quedas en tu casa sin marchar?”. “¿Crees que tienes más bolas que yo y no guarimbeas?”. “Yo sí tengo las bolas bien puestas para defender a mi país”. “¿Guardia Nacional Bolivariana? Deberían llamarla Guardia Nacional SinBolivariana”.

¿Cuántas veces has escuchado las frases anteriores (o similares) en los últimos días a la luz de todos los conflictos que vive el país? Muy bien, probablemente la última frase no la hayas escuchado jamás, porque es un juego de palabras pésimo para ajustar la crítica habitual a la GNB al mismo imaginario testicular, si así se le pudiera llamar. Por lo general, habrás escuchado cosas como “Maldito militar maricón” o “Estos militares no tienen pantalones”. Pero ya que el imaginario testicular está profundamente ligado al machismo, la misoginia, la homofobia y el falocentrismo, has de imaginar que hablar de “maricón”, es similar a indicar que “no usas las bolas para lo que fueron diseñadas” y hablar de “no tener pantalones” es similar a decir “tienes falda”, y como Venezuela no es Escocia, no hay aquí afectos a la idea de exponer el gran testiculario del que nos proveyó la divinidad a través del uso de faldas. Por ende, todo se reduce, de nuevo, al “tener bolas”. Pero, ¿te has preguntado alguna vez de dónde viene ese imaginario testicular? O más importante aún, ¿te has preguntado cuáles son las consecuencias del mismo? En este artículo se intentarán responder esas preguntas.

Sigue leyendo