Breve Manual de Distorsiones Cognitivas Políticas [Vzla – Feb 2014]

Introducción (sin hablar de política todavía)

Una distorsión cognitiva es una forma de pensamiento erróneo que, por lo general, desencadena en conductas dañinas para la salud mental del individuo. Pensar que un auto esmeralda es aguamarina no dañará nuestra salud mental, de modo que no es el tipo de pensamientos errados que nos interesan.

Los que nos interesan son los que generan una respuesta nociva para nosotros o los demás a una acción o estímulo del entorno. Imaginemos que alguien nos pisa en el metro (acción) y que nosotros le insultamos (respuesta) como consecuencia de este pensamiento: “nadie tiene derecho a pisarnos jamás”. Como este pensamiento es erróneo y nos lleva a una conducta dañina, se le considera distorsionado.

Albert Ellis planteó un modelo, que explica las conductas humanas en una relación A -> B -> C, o Acción -> Creencia (del inglés “Belief”) -> Consecuencia (como la del ejemplo anterior). Si los pensamientos que colocamos entre acción y consecuencia son lógicos y saludables, nuestra conducta será positiva para nosotros y el entorno. Pero si presentan distorsiones, la conducta realizada puede resultar nociva para nosotros o los demás.

Se hace necesario reeducar la forma en que pensamos. Aprender a leer entre líneas lo que dicen nuestros pensamientos, para saber si están errados y cómo cambiarlos. Atender a nuestras emociones para sacar de ellas algo positivo. A esto se le conoce como reestructuración cognitiva, y muchas veces suele realizarse a través de la mayéutica o, lo que es igual, a través de cuestionamientos lógicos para tratar de encontrar por medios propios la distorsión tras un pensamiento.

Introducción (hablando de política)

Las distorsiones cognitivas abundan en cualquier área de la experiencia humana. La política no es una excepción, en tanto está muy llena de pasión, y esta nubla al intelecto. Dado que para escuchar y entender correctamente a nuestros pensamientos es necesario tener nuestro intelecto despejado, es natural que en medio de la pasión política salten todo tipo de distorsiones cognitivas. Los eventos ocurridos en febrero de este año a lo largo y ancho de Venezuela pueden servirnos como ejemplo.

Por ello, a continuación se presentaran 5 de las distorsiones cognitivas más comunes desde la perspectiva de nuestra situación política. En cada una de ellas se colocará un ejemplo del tipo de pensamiento errado que puede sucederse en la oposición y en el oficialismo, ya que esto de las distorsiones no respeta toldas políticas. Una vez expuesto el pensamiento distorsionado haremos un breve ejercicio de reestructuración cognitiva. Si eres opositor y alguno de los pensamientos que leas te hacen sentir identificados, trata de contestarte las preguntas a continuación con la mayor objetividad y apertura de mente posible. Lo mismo si eres oficialista.

El objetivo de esto es tender puentes hacia el diálogo, la empatía y la tolerancia entre ambos bandos, necesarios para poder salir de algunos de los más fuertes estragos de la división que actualmente ataca a nuestro país.

——————–

Distorsiones Cognitivas Políticas

Ejercicio de Empatía

 

1. Pensamiento Dicotómico: Consiste en interpretar los eventos en términos absolutos y polares, ignorando los puntos medios, cuando estos existen.

a. Oposición: “O sales a la calle dispuesto a morir por tu país o eres un cobarde que se vende al chavismo”.

[Si has dicho o pensado esto, realiza el siguiente ejercicio]

EJERCICIO: Amigo opositor, pregúntate: ¿Conozco al menos a una persona que no quiera morir por el país de la que sepa que efectivamente es valiente / comprometido? ¿Realmente soy más valiente / comprometido que los que se quedan en su casa? ¿El opositor que se queda en casa se considerará valiente / comprometido? ¿Cómo será su concepto de valentía / compromiso? ¿Puede que haya algún otro concepto válido de valentía / compromiso además del mío?

b. Oficialismo: “Patria, socialismo o muerte”.

[Si has dicho o pensado esto, realiza el siguiente ejercicio]

EJERCICIO: Amigo oficialista, pregúntate: ¿Conozco al menos una persona que no quiera morir por el socialismo de la sepa que efectivamente es valiente / comprometido y que cree en el socialismo? ¿Realmente soy más valiente / comprometido que los que no creen en morir por el socialismo? ¿El oficialista que no cree en morir por el socialismo se considerará valiente / comprometido? ¿Cómo será su concepto de valentía / compromiso? ¿Puede que haya algún otro concepto válido de valentía / compromiso además del mío?

2. Sobregeneralización: Implica tomar evidencia aislada o sesgada para generar conclusiones generales.

a. Oposición: “Todos los chavistas son violentos / ignorantes / pro-Cuba”.

[Si has dicho o pensado esto, realiza el siguiente ejercicio]

EJERCICIO: Amigo opositor, pregúntate: ¿Conozco algún oficialista que no sea violento / ignorante / pro-Cuba? ¿Son, entonces, todos los oficialistas violentos / ignorantes / pro-Cuba? ¿Cuántos oficialistas observas en tu entorno, en la calle o en los medios manifestando alguna forma de violencia / ignorancia / actitud pro-Cuba? ¿Qué porcentaje representan estos oficialistas dentro de la totalidad de los que existen en el país? ¿Es factible hablar, entonces, de una mayoría oficialista con estas características?

b. Oficialismo: “Todos los opositores son fascistas / ignorantes / pro-Imperialismo”.

[Si has dicho o pensado esto, realiza el siguiente ejercicio]

EJERCICIO: Amigo oficialista, pregúntate: ¿Conozco algún opositor que no sea fascista / ignorante / pro-Imperialismo? ¿Son, entonces, todos los opositores fascistas / ignorantes / pro-Imperialismo? ¿Cuántos opositores observas en tu entorno, en la calle o en los medios manifestando alguna forma de fascismo / ignorancia / pro-Imperialismo? ¿Qué porcentaje representan estos opositores dentro de la totalidad de los que existen en el país? ¿Es factible hablar, entonces, de una mayoría opositora con estas características?

 

3. Debeísmo: Concentrar la atención en lo que el individuo cree que otros “deberían” hacer, incluso cuando no haya obligaciones legales, morales o tácitas para ello.

a. Oposición: “Los chavistas deberían darse cuenta de que Maduro está hundiendo al país”.

[Si has dicho o pensado esto, realiza el siguiente ejercicio]

EJERCICIO: Amigo opositor, pregúntate: ¿Existe una obligación legal, moral o tácita de que los oficialistas piensen que Maduro hunde al país? ¿Podrían ellos pensar que yo estoy obligado a hacer lo contrario de lo que estoy haciendo? ¿Estoy obligado a hacer lo contrario de lo que hago? ¿Por qué ellos sí deberían estarlo?

b. Oficialismo: “Los opositores deberían entender que la MUD solo planea entregar nuestra nación al imperio”.

[Si has dicho o pensado esto, realiza el siguiente ejercicio]

EJERCICIO: Amigo oficialista, pregúntate: ¿Existe una obligación legal, moral o tácita de que los opositores piensen que sus líderes planean entregar el país al imperio norteamericano? ¿Podrían ellos pensar que yo estoy obligado a hacer lo contrario de lo que estoy haciendo? ¿Estoy obligado a hacer lo contrario de lo que hago? ¿Por qué ellos sí deberían estarlo?

4. Proyección: Adjudicar al otro pensamientos, sentimientos o creencias que no se aceptan como propias, porque ello les generaría angustia o ansiedad.

a. Oposición: “Maldito Maburro y todos los chavestias de mierda, que pudren este país con su odio, violencia y división”.

[Si has dicho o pensado esto, realiza el ejercicio dos párrafos debajo de este (el ejercicio comparte espacio y contenido con el del oficialismo)]

b. Oficialismo: “Maldita trilogía del mal y todos los escuálidos de mierda, que pudren este país con su odio, violencia y división”.

[Si has dicho o pensado esto, realiza el siguiente ejercicio (el ejercicio comparte espacio y contenido con el de la oposición)]

EJERCICIO: Amigo opositor, amigo oficialista, pregúntate: ¿Hablo de la agresividad ajena con un lenguaje agresivo? ¿O de división con un lenguaje segregador? ¿O de odio con un lenguaje que manifiesta odio? ¿En qué se diferencia el lenguaje que yo uso para acusar a otros de lo que acuso? ¿Podría yo acusar al otro desde un lenguaje más neutral y sentir que dreno de la misma manera mis emociones? ¿Será que las emociones que necesito drenar no son neutrales?

5. Falacia de Razón: Consiste en presuponer que se es poseedor de la verdad, o que el grupo de opinión al que pertenece es el único que la posee, bloqueando toda opinión ajena.

a. Oposición: “Los chavistas viven en un mundo ficticio y no comprenden lo que está sucediendo en este país. Nosotros somos los únicos que entendemos lo que está pasando y los que tenemos las herramientas para hacer algo bueno y de valor”.

[Si has dicho o pensado esto, realiza el ejercicio dos párrafos debajo de este (el ejercicio comparte espacio y contenido con el del oficialismo)]

b. Oficialismo: “Los opositores viven en un mundo ficticio y no comprenden de lo que está sucediendo en este país. Nosotros somos los únicos que entendemos lo que está pasando y los que tenemos las herramientas para hacer algo bueno y de valor”.

[Si has dicho o pensado esto, realiza el siguiente ejercicio (el ejercicio comparte espacio y contenido con el de la oposición)]

EJERCICIO: Amigo opositor, amigo oficialista, pregúntate: ¿Cómo puedo estar seguro de que todo lo que pienso y digo, lo que defiendo y lo que hago para defenderlo es lo correcto? ¿Cómo puedo estar seguro de que todo lo que piensa, hace o dice el otro está errado? ¿Alguna vez he cometido un error de juicio, de palabra o de acción? ¿Antes de darme cuenta de aquel error, creía que estabas errado? ¿Antes de darme cuenta de aquel error, creía que el otro, quien señalaba mi error, estaba en lo correcto? ¿Cómo puedo garantizar que una situación como esta no se está repitiendo en al menos uno de mis pensamientos, palabras o acciones?

——————–

Con esto concluiría el ejercicio. Si sientes que algunas de tus ideas se han aclarado después de esto, ¡felicitaciones! Una mente clara puede hacer mucho por el desarrollo de un país. Si tras hacer los ejercicios aún no te sientes convencido de que algunos de tus pensamientos pudieran ser errados, te invito humildemente a que lo intentes de nuevo dentro de unos días, cuando te sientas con mayor disposición y tiempo para reflexionar con calma. No digo que a la segunda quedarás convencido, pero sí que es importante darle una segunda oportunidad a las buenas causas… y probablemente acordarás conmigo en que la tolerancia lo es. Si no quedas convencido de nuevo, igual te dejo mis felicitaciones por intentarlo.

Y si has llegado hasta acá y crees que vale la pena compartirlo, siéntete libre de colgarlo en cualquiera de tus redes sociales. Mientras más venezolanos tengamos la mente despejada de pensamientos de este tipo, más adecuadas serán las decisiones que tomemos para enderezar el rumbo del país. El espacio de los comentarios también queda libre para que agregues o digas lo que desees. 

Anuncios

6 comentarios en “Breve Manual de Distorsiones Cognitivas Políticas [Vzla – Feb 2014]

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s