Los buenos genes llevan su acento

Después de haber estado “Haciendo ruido con los acentos” junto a mi novia y mis 3 sobrinos hace algunos días, me ha quedado la fiebre de seguir participando en este más que interesante (inspirador) proyecto colectivo, que lleva ya casi 3 años dándole la vuelta al mundo hispanoescribiente y lleva por nombre “Acentos Perdidos”. La cosa es sencilla: Imprimes unos cuantos acentos según el modelo que está disponible en la página oficial, buscas algunos acentos que estén faltando en la calle, pides permiso a la persona pertinente para corregirlo, y pegas el acento adhesivo. El sábado 25 de marzo estuve, como ya dije, pegando algunos de estos acentos con mi familia, y me sobraron algunos, entre ellos uno bastante grande, que decidí pegar en la parte de atrás del cuaderno de mi trabajo, que es quien me acompaña a diario. De modo que así tendré un acento siempre a mano para cuando me encuentre con algo que sea necesario corregir. La verdad me encantaría seguir pegando los acentos, pues el efecto social es mayor cuando resulta definitivo. Pero la verdad es difícil imprimir tantos acentos, de modo que me tocará conformarme con este acento efímero, que no dejará mayores huellas en la calle; pero sí en mi blog, donde iré montando mis pequeñas correcciones.

La de hoy es una con la que llevo años tropezándome y siempre me ha causado algo de conflicto interno. Yo soy psicólogo, y como tal, he tratado de asegurarme, en cada oportunidad que he tenido, de acentuar “psicólogo” y “psicología”, entre otras palabras propias de mi profesión; pues siento que es mi responsabilidad, al estar más unido a esta área, el procurar educar a los otros que no se tropiezan a diario con estas palabras. Si yo no acentúo las palabras que definen mi profesión, ¿entonces a quién podremos exigírselo? Todo esto viene a colación en tanto que siempre he pensado que si cada quien se dedicara a mantener la ortografía propia y puntual de su rubro de trabajo o hobby, no necesitaríamos demasiado para conseguir una ortografía más precisa en la calle. Digamos que soy carnicero y coloco el tilde en “carnicería” en el letrero de mi negocio. Con esto es posible que eduque a cientos de personas que, al pasar frente a mi negocio, sabrán que aquella “i” se acentúa. Y de la misma forma sucedería en reversa para el carnicero al tropezarse con los negocios de otros, en rubros diferentes. La ortografía es, necesariamente, una de esas reglas que es necesario que entren por casa.

El acento que hoy me ocupa, está ubicado en un consultorio de “Medicina Genética”, que no de “Medicina Genetica”. Y me parece que no hay una mejor palabra con la cual inaugurar mi participación en acentos perdidos, ya que la genética es un campo de estudio que se preocupa por comprender cómo se transmite cierto tipo de información, de generación en generación. Y, dentro de todo esto, cabría la pregunta: ¿La ortografía se hereda? Y, aunque ciertamente, es poco probable encontrar genes encargados de regular la ortografía, seguramente, a nivel social, es mucho lo que se puede heredar tanto de buena como de mala ortografía. Lejos de la motivación personal que pueda tener alguien de mejorar su ortografía (que es válida y siempre posible), es más probable que dicha persona muestre una ortografía menos precisa si su entorno está constituido por fallas constantes a estas reglas, tanto en casa como fuera de esta. De modo que es nuestra responsabilidad la de heredarle a nuestros hijos un mundo más limpio de errores ortográficos, para garantizarles el gen social de la ortografía, que puedan ellos legar a su vez a quienes le secundarán tarde o temprano.

La moraleja es, entonces, “genética” es una palabra esdrújula y el gen del acento puede existir, si decidimos desarrollarlo, empezando a corregir desde nuestro propio rubro y nuestra propia casa.

Image

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s