Drosera Mongoloe

Planta carnívora proveniente del sur de Mongolia y el Norte de China, adaptación invasiva de la Drosera Capensis, propia de Suráfrica. Como la capensis, las hojas de la mongoloe, a modo de tentáculos, están recubiertas de vellos con mucílago, cuya función es mantener adheridos los insectos, mientras la hoja le envuelve y las enzimas le digieren. Es la drosera de acción más rápida, pues puede envolver a un insecto en un promedio de 2 a 5 minutos, y la primera fase del proceso de digestión (de tres en total) se completa en 10 minutos más. Es por ello, también, la más prolija. Puede atrapar hasta media docena de insectos por día, procesándolos por completo, por cada tentáculo, y suele tener hasta 40 de ellos, aunque el promedio sea de 30.

Su alta resistencia evolutiva proviene de la relación simbiótica que establece con el hongo alucinógeno, psilocybe azurescens mongoloe, variación del hongo original, que proliferó de forma silvestre, luego del cultivo organizado por los mongoles, que le usaban como droga recreativa. Los insectos de la zona en que crece la azurecens mongoloe son inmunes a sus psicoactivos, y por ello pueden matarle. El hongo entonces, crece junto a la drosera, que atrae a dichos insectos y los deja fuera de su alcance, mientras el hongo, absorbe la humedad del ambiente, evitando que la drosera se contamine con moho, que es la principal causa de muerte de las droseras comunes.

Recientemente se ha descubierto que cocinar la parte baja del tentáculo de la drosera mongoloe junto al mucílago, su sabia y el hongo, genera una sustancia alucinógena poderosa, de efecto más depurado y menos nocivo que el hongo original. En el argot popular, a esta mezcla se le conoce como “mosca de luz”, tanto por sus efectos, que son descritos como millones de puntos negros rodeando a la persona en medio de un halo refulgente; como por el papel protagónico que juega la mosca común en el proceso, ya que la misma se coloca muerta en la planta, como un divertimento adicional para los clientes que la consumen, que gustan de ver a la planta en acción. Algunos consumidores describen un círculo alucinatorio complejo que proviene del hecho de ver moscas de luz que son engullidas por la planta e imaginar que la misma les engulle a ellos, lo cual genera una reactivación del efecto psicoactivo, evento único en una droga de su tipo.

Desde entonces, la drosera mongoloe ha pasado de ser una planta silvestre, a ser cultivada con fines recreativos. Su uso es ilegal en la mayoría de los países asiáticos, y su exportación ha sido controlada con relativo éxito para los demás continentes. Las ganancias bajas por su distribución masiva limitada, pero altos costos por unidad, la han vuelto una droga artesanal, antes que comercial. Al no existir un estándar en su preparación, se ignora la variedad de efectos y el rango de acción alucinógena que puede generar. Se dice que es capaz de crear experiencias psicodélicas de quinto nivel con el consumo relativo al contenido activo de un tentáculo y un cuarto de hongo. Una dosis superior a ésta podría generar un paro respiratorio.

Recientemente se ha vuelto una suerte de moda el que los jóvenes suban a la web videos de sus experiencias consumiendo la mosca de luz, lo mismo que instructivos o recetarios para realizar la preparación más efectiva. Se presume que muchos de ellos son montajes. Uno de los más famosos, o que acaso podría serlo, es el que muestra la muerte del importante y joven chef de comida china Jim Kuo, dueño del restaurant Jiangsu, constantemente visitado por celebridades del cine y la televisión norteamericana, y autor de varios libros de cultura gastronómica china, considerados best sellers en su género. Kuo murió junto a uno de sus cocineros, Shen Mo, y el momento quedó inmortalizado en una grabación casera que le dio la vuelta al mundo y ha generado mucha polémica.

Dos días después de la muerte de Jim Kuo y Shen Mo, apareció en la red el video que mostraba a ambos preparando la mosca de luz y consumiéndola en altas dosis, en la trastienda del restaurant Jiangsu, según se ve, de noche. A la mitad del minuto doce del video se observa cómo se intensifica el efecto de Shen, y éste empieza a gritar asustado, por ver a una supuesta drosera gigante, mientras señala en el justo punto donde se encuentra el chef. Jim Kuo no parece alterarse por esta acusación de que él mismo es una planta carnívora. Un minuto después, el cocinero entra al restaurante por la puerta trasera de la cocina y sale de nuevo a la trastienda con un cuchillo, con el que corta el cuello de Jim Kuo, y enseguida empieza a succionar la sangre que sale de éste. Al poco tiempo de hacer esto, parece tomar consciencia de que Jim Kuo no es una planta, y se le ve llorar desgarradamente a su lado, hasta que sufre de un paro respiratorio. La versión larga del video, muestra más de 10 minutos de grabación adicional, hasta que la batería se agota. En internet suelen encontrarse varias versiones editadas, que resumen todo el proceso en 5 minutos aproximadamente, aunque repiten en cámara lenta o a través de zooms pixelados, las escenas claves, según las diferentes hipótesis planteadas para explicar las dos muertes. Las autoridades oficiales que manejan el caso, presumen de este video un complejo montaje, que intenta encubrir a uno o más responsables. Hay 5 hipótesis básicas al respecto.

La primera indica que Jim Kuo y Shen Mo fueron obligados a consumir la droga por personas que, al otro lado de la cámara, les tenían amenazados. La intención de obligarles era procurarles la muerte por sobredosis. El asesinato del chef por parte del cocinero, para este caso, sería fortuito. Y en esta versión sería fácil suponer que quienes les forzaron, fueron los que publicaron el video, el cual sigue siendo uno de los puntos más debatidos. Los especialistas, sin embargo, indican que aunque no parece haber mayor convicción en ambos mientras preparan y consumen la droga (al menos no la que es común observar en otros videos similares), tampoco se les observa más tensos de lo que cabría esperar antes de consumir un alucinógeno de tal potencia. Por otra parte, procurar la sobredosis se considera un método poco pragmático e inseguro, incluso con drogas donde los límites entre consumo normal y letal están más claramente definidos. Además, no era posible asegurar que a lo largo de la grabación, no delataran a sus victimarios, pues se sabe que la mosca de luz tiene como efecto una disminución de la capacidad de mentir.

La segunda hipótesis coloca como autor del montaje a Shen Mo, el cocinero. Hay indicios de que Shen Mo era el creador de una buena cantidad de platos que llevaban la firma de Jim Kuo. El principal indicio es el sueldo devengado por éste, que superaba unas cinco veces el de los demás cocineros. Según esta fórmula explicativa, Shen habría simulado consumir la droga mientras hacía que Jim Kuo la consumiera realmente. Los efectos observados en Shen, por supuesto, serían una actuación, lo mismo que su muerte. Esto explicaría la desaparición de ambos cuerpos, que hasta el momento no han sido encontrados.

La tercera versión indica que no fue un montaje, pero que la información se ha malinterpretado. Los especialistas en drosera mongoloe, que lo son únicamente porque la consumen, explican que la misma no es capaz de generar una alteración de los principios morales, que por el contrario, suelen hacerse más estrictos durante el consumo, razón por la cual, como se indicó anteriormente, se dificulta mentir. Es por esto que se entiende que resulta posible asesinar a una persona producto de una alucinación, pero que para ello es requerido que dentro de los principios morales de la persona, independientemente a su consumo de drogas, es admisible asesinar, o acaso que deseaba o había planeado asesinar a la persona en cuestión. Es por ello que, esta hipótesis trata de validar el hecho de que todos los eventos son reales, salvo el paro cardíaco, que no resultó mortal, o no fue tal, permitiéndole al cocinero despertar luego de que la cámara terminara de grabar. Desde este punto de vista, Shen habría ocultado el cuerpo, publicado el video, y se habría ocultado él mismo.

La cuarta hipótesis involucra a una tercera persona, Nancy Cargram, una influyente editora del mundo gastronómico que había visitado la noche del incidente el restaurant Jiangsu, y después de degustar sus platos, pidió la presencia del chef en su mesa. Jim Kuo en persona, se acercó y según la editora no mostraba señales de estar drogado. Todo esto ocurrió minutos antes de que el restaurant cerrara sus puertas, momento en el cual, Nancy Cargram se marchó a su casa, como pueden corroborar un par de testigos. Todos estos detalles resultan vitales, en tanto que en el video se observa, al fondo, el auto de Nancy, indicando que el video fue grabado previo al momento en que ella misma habló con el chef. Según esta versión, entonces, el montaje habría sido realizado por Jim Kuo y Shen Mo, aunque se desconoce el motivo para que ambos simularan su muerte de esta forma.

La quinta hipótesis básicamente le da la vuelta a la cuarta, colocando a Nancy Cargram como la principal sospechosa de estas muertes, en tanto la duda razonable generada a partir de su muy calculada coartada, que aun así no explica por qué estacionó su vehículo cercano a la trastienda del restaurant, en vez de hacerlo en su estacionamiento principal, ubicado en la parte delantera. Se sabe que Nancy había estado tras de Jim Kuo, ofreciéndole mejores contratos editoriales que los que mantenía en la actualidad, pues quería publicar sus libros bajo su sello. Por un vacío legal, tras la muerte de Jim Kuo, los derechos de autor y de explotación de las obras del chef han quedado a la deriva y serán subastados. Se sabe que la firma editorial de Cargram es uno de los principales pujantes. Asesinar a Kuo junto a Shen Mo, afianza la idea de que el último era autor intelectual de algunos de los platos más célebres del chef.

El caso de la muerte y desaparición de Jim Kuo y Shen Mo lleva 6 meses sin que se le encuentre solución, y en este período ha habido una alza en la fama y el uso de la mosca de luz, por lo cual las autoridades se han visto bastante presionadas por la sociedad, que exige medidas urgentes. En vista de que resulta vital para el caso conocer más a fondo los efectos de la drosera mongoloe, ya que no han sido estudiados científicamente, el estado de California ha propuesto realizar una investigación formal con cultivos controlados. Una sexta hipótesis emergente, indica que el montaje fue realizado por agentes del narcotráfico asiático, interesados en reactivar de forma comercial la distribución de esta droga. Según esta versión, Jim Kuo y Shen Mo eran distribuidores locales de la mosca de luz, que ofrecían a las celebridades que visitaban su restaurant, y ahora se encuentran en su país natal moviendo los hilos de una nueva red de narcotráfico.

Para tener su propia explicación de los hechos, sería prudente que vea el video.

Anuncios

7 comentarios en “Drosera Mongoloe

  1. ¡Jejeje! Gracias Ani… por aquello de que hago cosas haladas de los pelos. Es uno de los mejores cumplidos que me pueden hacer. Lo de que casi te creyeras la parte teórica formal que sustenta el cuento también me agrada, pues ésa era mi intención: falsear definiciones creíbles de objetos inexistentes.

    Besos.

    Me gusta

  2. ¡Qué bien que te haya gustado tanto Adriana! Y muchísimo mejor el que te nos hayas unido ya con tu primer texto para las 3 variables. Ya lo leí y te dejé un comentario por allá. En esta semana estaremos incluyéndote en el resumen para que aparezcas. Pero no estoy seguro de cuándo pueda hacerlo. Te estaré avisando.

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s